Foto robada, no sé de quien es, pero me parece muy buena.
Llevo unos días en los que me meto en la cama y me cuesta mucho quedarme dormida, no sé porque no puedo, me pongo nerviosa, me meto en la cama con los pies helados, nunca he podido dormir con ellos fríos. Mi amiga dice que no hay mayor placer que meterse con alguien en la cama para que te caliente los pies, pero yo no tengo a esa persona, y entonces me pongo de esos calcetines gordos que antes usaba para caminar descalza, siempre los tengo en el radiador para que estén calentitos, pero enseguida se enfrían sin que de tiempo a que se me calienten los pies, entonces meto el pie izquierdo sobre la pierna derecha y viceversa, luego cuando siento que me empiezan a entrar en calor me entra mucha sed y tengo que ir a la cocina a beber, los pies se me vuelven a enfriar, cuando otra vez consigo calor como he bebido agua me tengo que volver a levantar para ir al baño, y todo esto es porque me pongo nerviosa y como no me puedo dormir me pongo a soñar. Entonces cuando sueño veo un mundo distinto, abro una puerta y tras ella veo el mundo en el que no existo y que posiblemente es el que queremos que sea sólo humo, es un mundo luminoso donde hablamos y reímos.
Es un mundo donde cuando me apetece besarte lo hago, te abrazo, te doy uno de esos abrazos de los que tengo de sobra y si te quiero, te quiero, es mi sueño feliz y colorín colorado este cuanto se ha acabado. Apaciguo mis sentimientos porque ante todo valoro la amistad, prefiero mil veces llorar en silencio, morir de deseos ahora y no suspirar para siempre la irremediable perdida del amor de mi amigo.
¿Me calientas los pies?